Elena Asins: la contra parte del arte contemporáneo erótico

Chicas desnudas, escenas llenas de lubricación y toda clase de mitos vinculados al sexo son, normalmente, los protagonistas de un buen polvo en cualquier video erótico o escenas en directo con web cam porno, pero en esta ocasión no hablamos de pornografía sino del arte contemporáneo erótico.

Recordando la partida de la extraordinaria artista plástica, escritora, conferenciante y crítica de arte español Elena Asins, también queremos contrastar su obra, combinación perfecta de matemáticas y artística, con el arte contemporáneo erótico que plaga los museos de toda España.

Y es que, si un buen cuadro vende, imagínate agregarle un par de tetas grandes. No queremos con esto decir que el arte contemporáneo erótico se limita a eso, pero debemos admitir que es parte de su encanto.

Arte erótico contemporáneo

¿Hay arte contemporáneo erótico en Elena Asins?

La admiración que genera el arte de Elena Asins se debe a su implementación de cálculos matemáticos, sistemas de ordenadores y casi cualquier tecnología al arte. Quizás hoy eso te parezca natural, pero, en su momento, fue toda una revolución.

Así que, si las matemáticas o las figuras geométricas despiertan tu pervertido más escondido, quizás encuentres satisfactorio masturbarte con pensamientos sobre alguna de las obras de esta extraordinaria artista.

Aunque, si lo pensamos bien, las perfectas líneas, toda la armonía y el color mate negro de una obra, mostrada en la Galería Juana de Aizpur, como: Antígona, puede invitarnos a romper con todo ese blanco y negro y perfección, ¿y qué mejor color que una piel desnuda? Ya lo demás es cuestión de gustos, pero nada se pierde con soñar ¿o sí?

Sin embargo, si de arte contemporáneo erótico se refiere, tengo preferencia por obras como los Grandes Desnudos Americanos, donde el cuerpo femenino se exalta siendo pintado sobre la superficie horizontal con colores planos, que le da cierto toque de frialdad y le resta humanidad. La sexualidad de este tipo de arte no la podemos apreciar en páginas de webcam sexo en vivo.

Eso sí, exagerando aquellas zonas erógenas que son capaces de créanos una erección si tan sólo pensamos en ellas. El arte contemporáneo erótico puede resultar bastante atractivo si sabes apreciarlo.

El arte con la sexualidad

De hecho, si vemos una obra como la de Tom Wesselman DESNUDO Nº1 y notamos la delicadeza de colocar un retrato suyo dentro del cuadro, como si de pronto, éste fuera la expresión de un sueño erótico de masturbación, definitivamente podríamos pasearnos con mayor frecuencia por los museos de arte españoles, ¿no creen?
La gran pregunta es: a ti, ¿qué te excita del arte contemporáneo erótico?